Saltar al contenido

Cómo puede afectarme el fin del roaming

A partir del próximo 15 de junio, los usuarios móviles de toda la Union Europea (UE) podrán beneficiarse del fin del recargo por la itinerancia o roaming, por lo que llamar, navegar o enviar mensajes le costará a un cliente español lo mismo en Sevilla que en Helsinki. Aun así, en esta oportunidad les vamos a contar como puede afectarme el fin del roaming, así como otros datos relevantes.

1- ¿Qué significa el fin del roaming y la nueva itinerancia como en casa? El fin del roaming lleva a la eliminación del recargo por itinerancia, es decir, los costos adicionales que cobraban las operadoras a los ciudadanos europeos que llamaban, enviaban mensajes o navegaban por Internet en sus dispositivos móviles cuando estaban en otro país de Europa.

Cómo puede afectarme el fin del roaming

2- ¿A qué consumidores afecta? La itinerancia o roaming afecta a los consumidores que, de manera recurrente, pasan una cantidad de tiempo considerable en un país en el que estudian, trabajan o se han jubilado. Los operadores pueden pedir a los consumidores pruebas de que residen en el país del operador o de sus vínculos estables con él, antes de incluir la itinerancia como en casa en un nuevo contrato.

3- ¿En qué países tendrá vigencia el fin del ‘roaming’? Estará disponible en los 28 países que conforman la Unión Europea: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, República Checa, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, el Reino Unido, Rumanía y Suecia. Incluso, el Reino Unido.

Cómo puede afectarme el fin del roaming

4- ¿Puede utilizarse la nueva itinerancia como en casa como itinerancia permanente? Otra de las claves que muestra cómo afecta el fin del roaming. El fin de la itinerancia está pensado para beneficiar la libre movilidad de los usuarios en periodos cortos —viajes de trabajo o vacaciones— pero no para el uso continuado en el tiempo de la red de telefonía de una operadora extranjera. Por eso se ha establecido un “periodo ventana” de cuatro meses, suficientemente amplio para abarcar todo tipo de pequeñas estancias en el extranjero.

5- ¿Cuál es el procedimiento en caso de que se detecte un posible abuso? En los casos en los que se detecte que en los últimos cuatro meses el usuario ha utilizado más su móvil en el extranjero que en el país de origen, su operadora podrá pedirle explicaciones y solicitarle que demuestre que reside en el país o que tiene vínculos estables con ese Estado miembro. El cliente tendrá un plazo de 14 días para ofrecer una respuesta a su compañía y justificar que se encuentra en otro país por una causa razonable. En los casos en los que el usuario no pueda justificar por qué utiliza más su línea móvil de contrato fuera de su país de origen que dentro, la operadora deberá iniciar un procedimiento de reclamación y podrá imponerle que sea él quien pague el precio mínimo. Si el cliente no está de acuerdo, podrá recurrir a la autoridad reguladora nacional, que se encargará de resolver la situación entre ambos.

Cómo puede afectarme el fin del roaming

6- ¿Hay límites en el consumo de datos móviles? Por supuesto que sí, por ejemplo, en el caso de los clientes con contratos que ofrecen datos ilimitados o volúmenes de datos a precios unitarios nacionales muy bajos (por debajo del precio máximo al por mayor de 7,7 euros/giga). Cuando viaje al extranjero seguirá disfrutando de su volumen completo de llamadas y mensajes de texto, pero, en cuanto a los datos, dispondrá del doble del volumen que puede adquirirse por el valor de su contrato mensual al precio máximo mayorista de los datos de itinerancia (7,7 euros/GB). Superado ese límite, el operador podrá aplicar un pequeño recargo. Es otra de las claves que muestra como el fin del roaming afecta.